jueves, 19 de julio de 2012

un mes después



Bueno pues aquí estoy yo, pidiendo un abracito aunque sea virtual,casi un mes después de la última entrada. Pero es que no he tenido tiempo de escribir ni media entrada, de hecho casi no he leído.

Termine el curso, y operaron a mi madre, así que pase de residencia a hospital, luego empecé a echar curriculums por toda Valencia, mientras tanto mi padre nos dio un susto, su cancer de pulmón esta empeñado en volver y volver.... pero el muy traidor no sabe que el oncologo que trata a mi padre es mas peleón aun que el y no va a tener nada que hacer, le están dando un tratamiento nuevo en pastillas y que según el médico tiene muy buenas perspectivas. Casi sin darme tiempo ni a respirar me llamaron de una residencia, de estas que son una cadena de residencias de lujo, era para cubrir una baja, cuestión de días, finalmente fueron dos semana, la verdad fue duro, muchisimo trabajo y unos residentes que debido a su estatus económico y social están acostumbrados a mandar y exigir, el primer día fueron muy duros conmigo, tanto que pensé que no iba a poder con esto. Pero poco a poco fui dandome cuenta de como eran cada uno, y en vez de enfadarme cuando me hablaban mal, me ponía en su lugar, y les hablaba con cariño, les preguntaba como se encontraba, intentaba recordar si me habían dicho el día anterior que les dolía el brazo y les preguntaba, hablaba con ellos sobre su juventud, etc... y las cosas fueron cambiando. Los usuarios a mi cargo iban al despacho de la supervisora a decir que querían que siguiera yo, me decían que era como si fuera de su familia, me daban las gracias, cosa que no hacían nunca, me daban besitos, y poco a poco nos fuimos cogiendo cariño mutuo. de hecho había una señora que era muy difícil,  pienso que tenia un TOC, todo tenia que ser en el mismo orden, sin cambiar nada, día tras día, tiraba de su habitación a las nuevas auxiliares, y ya me avisaron de que no pasaba nada si no podía hacerme con ella, pues aunque parezca mentira fue de las que hablo con la supervisora para que me quedara con ella, todas las mañanas me recibía sonriendo, y aunque de vez en cuando se cabreaba porque no había comprobado que los tirantes del sujetador midieran exactamente los mismo, por ejemplo, se notaba que estaba a gusto conmigo.El día que volvió la persona que estaba sustituyendo fue todo un drama. La supervisora me llamo al despacho y me dijo que lo sentía pero que era una baja, que estaban muy contentos conmigo, les parecía muy buena profesional y sobre todo trataba muy bien a los usuarios y todos estaban encantados conmigo, así que como en septiembre una de las auxiliares terminaba su contrato me ofrecía un contrato de un año a partir del 1 de septiembre. Yo casi me desmayo de alegría, como he dicho antes el ritmo de trabajo era demencial, no pude parar ningún día ni a almorzar,de hecho había días que no podía "ni hacer un pipi". Pero realmente se que esto es lo mio, lo que verdaderamente me gusta. Bueno pues mi alegría duro poco, si es que la que tiene mala suerte  la tiene. Cuando mandaron mis papeles a la central le contestaron que no podía ser, para una baja si, pero para un contrato mas largo no, porque yo tengo el certificado de profesionalidad, pero ellos por norma de calidad de la empresa solo contratan a Tecnicos o bien de auxiliar de clínica o de atención socio-sanitaria pero de grado medio. Por mas que la supervisora insistió, no hubo manera, la pobre mujer llevaba un disgusto terrible y yo no os lo podéis imaginar. En estos tiempos que estamos y con la situación que hay en mi casa contar con un sueldo aunque pequeñito durante un año era mucho....

Me dijeron que no me despidiera de "mis abuelitos" porque se iban a enfadar muchisimo ya que la auxiliar que los cuidaba y que estaba de baja era una personas que llevaba 20 años en la empresa y que los trataba de una manera, por decirlo finamente, muy fria.

Pero yo fui incapaz de irme sin despedirme de algunos de ellos, precisamente los que mas duros habían sido conmigo al principio fueron los que mas lo sintieron, mi ex-futbolista que "se cago en la puta" cuando le dije que no volvía mas, y que me dio dos enormes besos, Dña. S. que siempre se quejaba de todo y que me dijo que no quería que volviera la otra y se quedo llorando. Dña. A. que se empeñaba en guardarme mermelada del desayuno para mis hijas aunque yo le dijera que no, y que como era sorda tenia que escribirle todo en una libreta, cuando leyó que no iba a volver mas, se enfado muchisimo y me dijo que no quería, que yo era la única en la que confiaba y que tenia que seguir duchandola yo, creo que no termino de entender que no iba a volver mas, pensó que me mandaban a otra planta. Y Dña. F, la abuelita tan difícil, entre en su habitación porque ella nunca quería comer con el resto de los residentes, le dije que no me dejaban despedirme de nadie pero que era incapaz de irme sin decirle adiós, así que aunque nunca dejaba que nadie la tocara, me abrazo y nos pusimos las dos a llorar.

Supongo que cuando uno lleva años trabajando se hace a estas situaciones y no lo pasa tan mal, pero yo tengo un problema y es que cojo cariño a las personas con una facilidad increíble, digamos que soy facilona de corazón.

La verdad ha sido una decepción, ya que ahora tengo miedo de que no encontrar ningún trabajo porque no tengo el auxiliar de clínica, he ido esta mañana a la Conselleria de Educación, y al Servicio de Formación del Servef para que me informen de que validez tiene mi certificado, ya que hay compañeras mías que están trabajando. Ellos dicen que a nivel laboral tiene toda la validez pero claro no a nivel académico, y que tal como esta el mercado laboral una empresa si puede contratar a una auxiliar de clínica o a una neurocirujana por el mismo sueldo que me pagaría a mi y ellas lo aceptan,  pues lo hará. Así que .... difícil lo tengo...

En cuanto a lo que mucha gente me recomienda, ponte a estudiar ya que estas, sacate el auxiliar de clinica... pues la verdad... yo necesito trabajar, estudiar supondría dinero para libros, dinero para pagar el comedor de mi hija pequeña y casi dos años mas.... y no puedo permitirme nada de eso...además ya ha pasado el plazo de inscripción.

Hoy estoy muy dramática, digamos que necesito autocompadecerme de mi misma, y no paro de decir que tengo tan poca formación que ni para limpiar "culetes" de abuelo me quieren... pero oye, también tengo derecho a autocompadecerme, no?

Lo malo es que nadie esta acostumbrado a verme así, y me dicen que eso no puede ser y que tengo que volver a ser yo.... y lo seré, pero también tengo derecho a estar mal un poquito, digo yo...

He hablado con mis antiguas compañeras de oficina, la verdad es que estaban extrañadisimas por mi estado de animo, ellas me han visto enfrentarme a situaciones duras, pero duras de verdad sin perder el animo y sin hundirme. Yo pensaba en como seria mi vida ahora mismo si no hubiera renunciado a mi trabajo fijo cuando empezamos a detectar los problemas de mi hija, tendría un sueldo, iría de viaje en vacaciones como ellas, cambiarían de coche y no me angustiaría tanto la situación económica. Pero luego he pensado que si yo hubiera seguido trabajando la vida de muchas personas seria peor, la de mi hija por supuesto, ya que no habría podido dedicarle todo el tiempo que le he dedicado, mi marido nunca hubiera podido montar su empresa ya que el se ha podido dedicar a su trabajo exclusivamente y yo a todo lo demás, y la asociación, yo no hubiera haberme dedicado a ella,  una trabajadora social, una psicóloga, una pedagogía, seguramente no estarían trabajando allí, muchas familias seguirían sin saber a donde ir cuando recibieran el diagnostico de sus hijos, etc... En fin que cuando las cosas pasan son por algo, no?

Espero que todo esto que ha pasado tenga un sentido, y sea por algo... (aquí el que no se consuela es porque no quiere)

6 comentarios:

Manuel dijo...

Hola Guapa:

Has hecho una toma de contacto en tu trabajo, que es lo importante. Definitivamente eso te marcara para toda la vida laboral.

Y lo mejor es que estas de nuevo por aquí para contarlo.

Besos y adelante

Creciendo con Carlota dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Ay Isa... claro que no me gusta verte así, pero permítete llorar y maldecir el mundo. Has tenido mil veces motivos para hacerlo y no lo has hecho, así que será que lo necesitabas... Gracias a ti me dedico a lo que realmente me gusta. No te irás de vacaciones ni cambiarás de coche, pero tu hija a tenido a su madre SIEMPRE a su lado. Y sabes que el trabajo que has hecho con ella está dando sus frutos... Eres un 10. Laura

Dorothy dijo...

Pues no te voy a dar un abrazo virtual, te voy a dar tropecientos, los que necesites. Hasta los más optimistas necesitan sus momentos de venirse abajo. Llora, patalea todo lo que necesites, sólo entonces podrás volver a recuperar tu alegría, aunque es verdad que en estos momentos es muy complicado. Piensa que tus abuelitos te quieres a ti y eso, a la larga, seguro que te ayuda.

Un besote

bichoraro dijo...

muchas gracia por vuestros animos, no voy a seguir quejandome mas que nada por verguenza, tanta gente que no encuentra trabajo, con veintemil carreras y va y yo me hundo porque no aceptan mi certificado de profesionalidad, en fin.... que no me voy a quejar...
un abrazo a todos.

Elysa dijo...

Ando un poco a salto de mata y me voy enterando de tus cosas a veces por facebook, pero eso sí me gusta pasar por aquí. Ya me he enterado de mejor de todo con esta entrada. Primero, espero que tu madre esté ya recuperada, que tu padre siga peleando con ánimo y a ti decirte algo que ya sabes: que hay momentos para todo, y no está mal que de vez en cuando, aunque sea muy de tarde en tarde te puedas deshaogar un poco.
Ánimo, Isa, estoy segura que esa alegría y empatía que diste a tus abuelitos tiene que dar frutos, quién sabe si por ahí te vuelven a llamar. ¿por qué no? lo mereces.

besitos

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...