miércoles, 25 de abril de 2012

La Dra. Susan Nolen, escribió el exitoso libro: Mujeres que piensan demasiado.  Explica lo dañino que es para las mujeres entrar en ciclos repetitivos de pensamientos. Dice la Dra. Nolen: a lo largo de mis investigaciones he descubierto que distraer positivamente a las personas de su pensamiento excesivo durante sólo 8 minutos es extraordinariamente eficaz para levantarles el ánimo y romper el ciclo de pensamientos repetitivos. Todavía más importante es el descubrimiento de que romper con las ataduras del pensamiento excesivo haciendo que la gente se concentre en pensamientos agradables mejora sus pensamientos. 


La Dra. Nolen sugiere una técnica de "intervención" contigo misma como la que se usa cuando enseñas a un niño a comportarse. Cuando te atrapes en un patrón repetitivo que deseas detener, repítete a ti misma:  ¡ Esto no me gusta ! o  ¡Quiero que te detengas ! En otras palabras trata a tu mente con si fuera un niño al que hay que educar. 

Sin embargo, no tenemos por qué vivir atrapadas en pensamientos obsesivos.
Hay que apagarlos cuanto antes como los incendios, aconseja la doctora, y propone algunas soluciones que parecen interesantes,como por ejemplo: destinar una hora diaria para pensar demasiado. Anotarel problema o la idea que nos tiene atrapadas y todo lo que se nos ocurra al respecto, ¡pero atención!, sólo durante la hora que corresponde. Después, ante la
amenaza de cualquier pensamiento terco,n aconseja salir a caminar (no hay mal que la calle no cure) escuchar música, leer o bailar

Las propuestas de la doctora Nolen no suenan nada mal.
 

El siguiente paso es buscar maneras efectivas y rápidas de distraerte y cambiar a pensamientos positivos.
  
Además de todo esto hay unos párrafos que leí en el cursillo ya que hablaban sobre las personas mayores, y que me parecieron muy interesantes y que nos hacen reflexionar a todos, los copio:




Dado que las personas mayores  son menos propensas al pensamiento excesivo, podemos aprender mucho de ellas. Poseen una sabiduría que han adquirido tras haber sobrellevado las múltiples crisis que han ido atravesando a lo lardo de sus vidas. Esta sabiduría puede dar respuesta a las preguntas que nos inquietan. El hecho de que la gente mayor no cavile mucho hace pensar que saben cómo lidiar con la adversidad, superar obstáculos, establecer relaciones y sobrellevar la pérdida de sus seres queridos. Si aprendemos cuales son los puntos flacos de la nuestra y sabremos trazar nuevas estrategias para sobrellevar las situaciones difíciles.

Nuestra cultura, sin embargo, siente más adoración por la juventud que reverencia por sus miembros más mayores. Como consecuencia, no sólo no hacemos caso de lo que los mayores pueden enseñarnos, sino que a la hora de crear modelos de comportamiento nos inspiramos en personas demasiado jóvenes e inmaduras. este puede ser uno de los motivos de que vivamos en un vacío de valores. Nuestras estrellas de cine y del deporte tiene el sistema de valores propio de un adolescente malcriado, y así los mensajes que nos transmiten no nos ayudan a construir una base filosófica o espiritual sólida para nuestras vidas.

La adoración a la juventud también lleva a crear ideales de apariencia y forma física que a menudo nuestra edad no nos permite alcanzar. Entonces empezamos a darle vueltas a lo mayores que nos vemos, a lo débiles que somos y a los inevitables problemas de salud que conlleva la edad.

Sin embargo, podemos cambiar nuestros modelos con las decisiones que tomamos conscientemente a diario. Como consumidores, podemos optar por ver programas de televisión y compar libros que alaben a la gente mayor en vez de los que glorifican a la juventud. En lugar de torturarnos empeñándonos en volver a tener 20 años, podemos intentar conseguir estar en buena forma teniendo en cuenta nuestra edad y exigir que la industria creada en torno a la forma física nos ayude a lograrlo.

En el terreno personal podemos hacer caso a nuestro mayores y escuchar lo que nos enseñan. A veces es difícil detectar su sabiduría. cuando miramos a nuestro abuelo o a otra persona mayor, tolo lo que vemos es invalidez y decadencia. Lo único que se nos ocurre es o bien intentar arreglar sus problemas, o bien darles la espalda porque no soportamos mirarlos. Si hacemos esto último, no sabremos nasa de las vidas llenas y fascinantes que han tenido muchos de ellos y que les encantaría contarnos. Pero si somo capaces de escuchar un poco, aprenderemos mucho sobre el valor y la constancia, sobre cómo vivir una vida digna y sobre el amor y la pérdida.

No todas las personas mayores son sabias, desde luego. Algunas no paran de darles vueltas a las cosas y tienen una perspectiva amarga de la vida. Pero podemos encontrar personas mayores sabias entre las que nos rodean, en biografías y relatos personales y en los libros de historia.....
 

8 comentarios:

Dorothy dijo...

Conozco el libro, no lo he leído, pero me han hablado de él muchísimo. No lo he leído por una razón muy simple: las presidentas de varias asociaciones de mujeres que se han creado al amparo de las teorías de la doctora Nolen me han parecido tan sectarias que las ganas de leer el libro se me esfumaron la primera vez que hablé, por trabajo, con una de ellas. No creo que me anime...

bichoraro dijo...

Vaya dorothy no tenia ni idea, mira que si acabo metida en una secta, jaja. No en serio, no es un libro como para convertirlo en tu biblia, ni mucho menos pero a mi me gusto leerlo porque pienso mucho, mucho pero mucho. De todas maneras yo no soy muy partidaria de los denominados libros de autoayuda, eso que quede en acta.
Un abrazo.

Elysa dijo...

Tampoco soy para nada partidaria de los libros de autoayuda. Pero mira un par de cositas que has puesto si que me vienen bien en estos momentos en los que no paro de pensar mucho, mucho, mucho y seguiría.
Isa me he tenido que poner las gafas, la letra es muy pequeñita.

Besitos

Manuel dijo...

Estos libros pueden ser interesantes dependiendo hasta que punto puede hacerte ver la vida desde una óptica diferente. Creo que es la ideas de este tipo de libro. Quizás este equivocado.

Hay que pensar lo justo...como vaya viniendo vamos viendo...

Besos

Towanda dijo...

Nunca he leído un libro del tipo "autoayuda" aunque tal vez me viniera bien de vez en cuando.

Acabo de pasarme por tu otro blog que es especial; no lo conocía y he visto que está cerrado o sin actividad desde hace mucho tiempo.
Estoy contigo, que lo sepas.
Un abrazo enorme.

Boris Estebitan dijo...

Hola, saludos, excelente día, buen blog el tuyo, te felicito mucho, te invito a que visites el Blog de Boris Estebitan y leas un escrito mío titulado “Diluvio eterno”, es un escrito triste y hermoso al mismo tiempo, te espero ahí, ha sido un gusto pasar por tu blog

bichoraro dijo...

Hola Manuel, si claro es ver las cosas desde otro punto de vista, pero sin llegar al extremo de intentar seguirlo al pie de la letra.
Un abrazo.

bichoraro dijo...

Hola Towanda, si lo cerre hace tiempo, me vino muy bien en una época de mi vida escribir sobre lo que estaba pasando con mi hija, ahora me apetece escribir sobre otras cosas, pero no es que rechaze nada, de hecho hay sigo en la asociación, de presidenta de la comunidad valenciana ey! pero no como camps, jajaa. y dedicandole horas y horas pero me apetece tener un espacio mas distendido.
Un abrazo y gracias con tu apoyo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...