lunes, 16 de enero de 2012

MOVIMIENTO POR LOS DERECHOS CIVILES



Rosa Louise Parks
En 1955 tuvo lugar el incidente que la haría mundialmente famosa; pocas veces un acto tan nimio ha tenido tan importantes consecuencias, en este caso, en el terreno de la lucha por la igualdad de derechos en Norteamérica. Rosa Parks, un humilde modista negra, se negaba a ceder su asiento en el autobús a un viajero blanco. El conductor llamó a la policía y la mujer fue detenida y obligada a pagar una multa de catorce dólares. El hecho puso de manifiesto una vez más las condiciones de segregación a que estaban sometidas las gentes de color, que tenían prohibido el acceso a piscinas, escuelas, restaurantes y un gran número de servicios públicos exclusivos para los blancos.
El incidente del autobús tuvo como primer efecto la creación de la Montgomery Improvement Association, cuya finalidad era la defensa de los derechos civiles de la minoría negra. Martin Luther King fue su presidente. La asociación organizó un boicot a los autobuses de Montgomery que tuvo un seguimiento masivo y fue un rotundo éxito: duró 382 días y contribuyó a que la causa de los afroamericanos de Montgomery fuese conocida en todo mundo. Como consecuencia de ello, el gobierno norteamericano se vio obligado a abolir la segregación en los transportes públicos.

Los 9 de Little Rock

 En 1954, la Corte Suprema de los E.E.U.U. declaró unánimemente que la segregación en las escuelas públicas era inconstitucional.


Little Rock, en Arkansas, fue una de las primeras ciudades sureñas que se preparó para admitir a nueve estudiantes afroamericanos en la escuela secundaria Little Rock Central, que hasta esa fecha solo admitía a estudiantes blancos.
La tarde del 2 de septiembre el gobernador ordenó a los militares que evitasen la entrada de cualquier estudiante negro con la excusa de proteger a ciudadanos y propiedades de la posible violencia de los protestantes que se dirigían en caravanas hacia Little Rock.

El 4 de septiembre, cuando nueve estudiantes negros  intentaron entrar en la escuela, la Guardia Nacional de Arkansas, y entre gritos racistas de la multitud, les impidió la entrada.En medio de esa turba se destacaba una chica blanca que le gritaba como histérica a
Elizabeth Eckford que acabaria convirtiendose en la primera mujer de color en entrar en una escuela para blancos,"negra, vete de aquí, regresa al África! "Entonces una mujer blanca llamada Grace Lorch trató de ayudarla. Tomó a Elizabeth de la mano y se dirigió hacia una farmacia cercana para pedir un taxi. Cuando llegaron, el propietario les cerró la puerta en sus narices. Después de 35 minutos de espera finalmente llegó el autobús y ambas se subieron en medio de un aluvión de malos tratos. Elizabeth permanecía callada, sólo escuchó a Grace Lorch decirle a la multitud “algún día se sentirán avergonzados de esto.


Ninguno de los Nueve de Little Rock (que tenían entre 15 y 16 años) intentó acudir la escuela el 5 de septiembre de 1957. Ese día, el consejo escolar de Little Rock solicitó la suspensión del plan de desegregación, pero dos días después, la demanda fue negada por Ronald Davies, juez del distrito federal.

Seis días después, el 20 de septiembre, el juez Davies decidió que Faubus no había utilizado las tropas de la Guardia Nacional de Arkansas para preservar la ley y el juez ordenó que las tropas fuesen retiradas. Cuando la muchedumbre descubrió que los negros estaban dentro, comenzó desafiar a la policía y abalanzanzarse hacia la escuela entre gritos y amenazas. Temerosa de que la policía fuese incapaz de controlar a la multitud, la administración de la escuela desalojó a los estudiantes negros por una puerta lateral antes del mediodía. Clasificando el desorden como “vergonzoso”, el Presidente Eisenhower ordenó que parte de la División Aerotransporte Nº 101 del Ejército de E.E.U.U. fuese destacada en Little Rock y puso la Guardia Nacional de Arkansas bajo ordenes federales.

El 25 de septiembre, acompañados por soldados de la 101, los Nueve de Little Rock, entraron a la escuela y comenzaron su primer día de clases completo, 21 días después de que hubiese comenzado el curso. Las fotos de ese día darían la vuelta al mundo.
La presencia de las tropas federales se mantuvo durante todo el año escolar. En el interior del edificio, sin embargo, los nueve estudiantes seguían siendo acosados por muchos de sus compañeros. Incapaz de tolerar el abuso continuo, una de los Nueve, Minnijean Brown, se enfrentó a ellos y fue expulsada de la escuela secundaria Central en febrero de 1958. Terminó sus estudios en Nueva York.

El 25 de mayo de 1958, Ernest Green, recibió su diploma e hizo historia como el primer negro en graduarse en la escuela secundaria Little Rock Central.
En 1996, siete de los Little Rock Nine, incluyendo a Elizabeth Eckford, aparecieron en el Show de Oprah Winfrey, donde tuvieron un encuentro cara a cara con algunos de los estudiantes blancos que apoyaban la segregación racial durante aquella época, así como con un estudiante blanco que los apoyó en toda su trayectoria anti-segregación.


El desafio de los 4 de Greensboro

Lunes 1 de febrero de 1960. Carolina del Norte. EEUU.cuatro estudiantes negros del liceo agrícola de la ciudad se amotinaron contra su destino. Entraron en una cafetería en Greensboro y se sentaron en la barra. Un gesto absolutamente prohibido a los de piel oscura, obligados a consumir de pie. La acción supuso un punto de partida en la restructuración final de los derechos civiles de todo el país.


El dueño del establecimiento se negó entonces a servir a "los cuatro de Greensboro" sus consumiciones, alegando el derecho de segregación vigente en el restaurante franquiciado de la conocida cadena Woolworth. Los estudiantes no reaccionaron de ninguna forma a la negativa y permanecieron impávidos en sus ‘taburetes para blancos’ hasta que una camarera de raza negra les gritó:

“Se están comportando como ignorantes. ¡Marchense!”
 
Joseph McNeil, Franklin McCain, Ezell Blair, Jr. y David Richmond ni se inmutaron con el grito de su semejante e hicieron la estatua hasta que el local echó el cierre una hora más tarde. Fue entonces cuando se levantaron con el sigilo de la caída del sol y abandonaron el restaurante por la puerta de servicio. No sin antes romper la tensión de aquel silencio:

“Volveremos mañana con toda la universidad”

La amenaza se cumplió. Al día siguiente se presentaron 25 afroamericanos en la ‘barra para blancos’ de la cafetería, tomaron asiento y pidieron sus consumiciones. Misma respuesta, mayor miedo. A la puerta del local un tumulto de estudiantes, curiosos y periodistas esperaban ya el inicio de otra gran revuelta. Pero no hubo batalla. Los estudiantes sacaron sus libros y apuntes y empezaron a trabajar en el mismo mostrador que les negaba el servicio. Los dueños no reaccionaron. Hubo más tensión que silencios.

Al día siguiente fueron ya 80 los alumnos que se unieron a la protesta. Con la novedad de la adhesión a la causa de cuatro estudiantes blancas de la misma universidad. En pocos días el gesto se contagió, boca a boca, sin twitter ni redes sociales por nueve estados del sur de los Estados Unidos. 15 ciudades boicotearon a la cadena Woolworth. La imagen y las pérdidas ocasionadas por los acontecimientos obligaron a la franquicia a suspender su reglamento segregacionista en muchos centros. Eso solo fue el principio.
Quizás la imagen más significativa de las revueltas de la cadena Woolworth se produjo tres años más tarde.  El 28 de mayo de 1963, en Jackson; Mississippi, un grupo de estudiantes realizaba una de las cientos de sentadas protesta que contra la misma cadena circulaban ya por todo el país. La diferencia es que, el departamento de policía local  hizo la vista gorda a las violentas reacciones del publico, cuatro estudiantes -tres blancos y solo uno de color- fueron humillados y vejados por la facción racista con azúcar, ketchup, sal e incluso trozos de vidrio.

Marcha sobre Washington D.C.

En el verano de 1963, su lucha por los derechos civiles alcanzó uno de sus momentos más culminantes cuando encabezó una gigantesca marcha sobre Washington D.C., en la que participaron miles personas, ante las cuales pronunció el discurso más famoso por la paz y la igualdad entre todos sin distinción ninguna, este discurso está considerado como uno de los mejores de la historia estadounidense junto con el que pronunció Abraham Lincoln tras finalizar la Guerra Civil Norteamericana, esta marcha fue un total éxito para Luther King que le valió en 1964 la concesión del Premio Nobel de la Paz por su lucha contra los perjuicios sociales del Sur de los EEUU.

Ya desde el amanecer del 28 de Agosto de 1963, Washington ve sus largas avenidas llenarse de hombres y mujeres que han respondido a la llamada de King y sus colaboradores. Venidos de todos los sitios, los manifestantes quieren dar vida a una jornada histórica, para recordar a América sus deberes para con sus hijos negros, sin derechos y víctimas de toda clase de discriminaciones. Muchos blancos deciden unirse a la manifestación. En este mar de gente que crece sin medida, gente normal, anónima se mezcla con celebridades del mundo del cine o de la música, tanto negros como blancos. En las pancartas brillantes empuñadas por los manifestantes se puede leer: “Marchamos por un trabajo para todos”; “Exigimos el derecho al voto”; “Llegó la hora de acabar con las leyes segregacionistas en las escuelas públicas”; “Dignidad y libertad para el pueblo negro”.

La marcha sobre Washington comienza con un momento de preocupación para los organizadores. La televisión informa que los participantes sonsólo 25.000. que sorprendidos y casi incrédulos, encuentran una multitud de más de 250.000 personas que les espera. La marcha se pone en movimiento, con los lideres negros a la cabeza. Al ritmo de cánticos gospel, entonados con exaltación, la gran caravana se dirige hacia el monumento a Abraham Lincoln, padre de la emancipación de los esclavos. Son las 13:30. En el podio se alternaban oradores y cantantes de fama.

Llega el momento. Martin Luther King, dse aproxima al microfóno. El pastor, vConstata con amargura que, cien años después de la proclamación de la emancipación por parte de Lincoln, el negro no tiene ninguna clase de libertad.
Las palabras del líder negro actúan como un resorte en la multitud. Aplausos y gritos de alegría se alternan. Electrizado por aquella febril multitud, King se olvida de que tiene solamente ocho minutos para hablar. Deja de lado el discurso que había preparado y se lanza a una brillante improvisación.  Con una tremenda salva de aplausos, ante la estatua de Lincoln como testigo, la multitud apoya las palabras de Luther King. Más tarde, el pastor y sus colaboradores en el movimiento por los derechos civiles son recibidos en la Casa Blanca por el Presidente John F. Kennedy.








 http://www.sentadofrentealmundo.com/2009/09/los-nueve-de-little-rock.html#ixzz1jc7gmP8N
 http://es.wikipedia.org/wiki/Elizabeth_Eckford
http://www.biografiasyvidas.com/biografia/p/parks.htm
http://www.foro-cualquiera.com/informes-frikis/166215-desafio-los-4-greensboro.html
http://columnacritica.wordpress.com/tag/marcha-sobre-washington-en-1963/

4 comentarios:

Daviblio dijo...

Muy bien recogidos algunos de los hitos más importantes de la lucha por los "Derechos Civiles".

Agradezco mucho este tipo de entradas porque creo que es importante divulgar momentos tan importantes en nuestra Historia, que pueden ser desconocidos por numerosas personas en el mundo de Hoy. Nos falta mucho por lograr y puede que no se logre, pero es justo valorar lo que se ha conseguido y rememorar a aquellas personas que lucharon por crear un mundo mejor.

Recomiendo ver la película "Get on the bus" (la marcha de un millón de hombres) Spike Lee, para acercarse al movimiento afroamericano 30 años después. Paradójica y divertida.

Gracias Isa, un beso!

Towanda dijo...

Es un post para guardarlo y releerlo. Fenomenal paseo por la historia.
Besos.

Manuel dijo...

Datos históricos que han demostrado el avance de los derechos civiles.

Como dice Towanda, para guardar...

Besote guapa

bichoraro dijo...

David:no he visto la peli, la buscare para verla si tu la recomiendas seguro que esta muy bien.

Towanda, Manuel: si que es algo para recordar a veces se nos olvida que no hace tantos años las cosas eran asi, aun hay mucho que cambiar pero con esto se demuestra que poco a poco el mundo se puede mejorar.

Un abrazo a los tres.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...