miércoles, 1 de junio de 2011

RESILIENCIA



Resiliencia, es una palabra que me cuesta mucho de pronunciar, de esas que van directas al diccionario madre-español-español-madre, pero que considero que es una cualidad importantisima, las personas que han desarrollado esta cualidad, la de la resiliencia, son capaces de superar sus problemas, vivir las situaciones mas duras y sacar una enseñanza y una manera de ver la vida de ellas. 
Conozco a algunas de ellas,( de hecho por aqui me leen algunas ) situaciones duras, vidas dificiles y ahi estan, sin ir de victimas y afrontando el futuro de forma realista sabiendo que no estara exento de problemas, pero sin miedo porque saben que venga lo que vengan van a soportarlo, sufrirlo, pero soportarlo. Creo que yo misma a lo largo de mi vida he ido desarrollando cierta resiliencia porque de otra manera la vida  seria insufrible, no? 
A ver que encuentro sobre la resiliencia (dichosita palabra....)

En psicología, el término resiliencia se refiere a la capacidad de los sujetos para sobreponerse a períodos de dolor emocional y traumas. Cuando un sujeto o grupo (animal o humano) es capaz de hacerlo, se dice que tiene una resiliencia adecuada, y puede sobreponerse a contratiempos o incluso resultar fortalecido por los mismos

Aunque durante mucho tiempo las respuestas de resiliencia han sido consideradas como inusuales e incluso patológicas por los expertos, la literatura científica actual demuestra de forma contundente que la resiliencia es una respuesta común y su aparición no indica patología, sino un ajuste saludable a la adversidad.

Todos los seres humanos somos dueños en mayor o menos grado de una capacidad de resiliencia. Todos, niños y adultos, aprendemos a reponemos de las crisis, a seguir adelante. El lenguaje, popular refleja muy bien el sentimiento de que sólo hasta cierto punto somos vulnerables y que —salvo casos extremos— la gente se recupera más tarde o más temprano: “La vida continúa” “hay que seguir tirando”, “el mundo no se acaba hoy”, etcétera. Pero, mientras existen seres dotados en alto grado de una resiliencia natural, que a veces son vistos como invulnerables a la adversidad, existen personas que por diversas causas se entregan a situaciones de estrés cada vez más notables, que acaban en crisis depresivas o enfermedades somáticas.

De este modo se categorizan los sujetos en no-resilientes y pro-resilientes, existiendo una gradación intermedia. Se observa que a mayor actividad cognitiva y a mayor capacidad intelectual aumenta la resiliencia, no sólo emocional, sino de las neuronas de los sujetos. Ciertamente que no es absoluta la relación «mayor nivel intelectual = mayor resiliencia», pero estadísticamente es muy frecuente. El sujeto con mayores conocimientos y mayor capacidad intelectual puede procesar y elaborar más eficazmente los traumas y los factores distresantes


Así, se ha establecido que las personas resistentes tienen un gran sentido del compromiso, una fuerte sensación de control sobre los acontecimientos y están más abiertos a los cambios en la vida, a la vez que tienden a interpretar las experiencias estresantes y dolorosas como una parte más de la existencia, En general, se considera que es un constructor multifactorial con tres componentes principales: compromiso, control y reto

Pilares de la resiliencia: a partir de esta constatación se trató de buscar los factores que resultan protectores para los seres humanos, más allá de los efectos negativos de la adversidad, tratando de estimularlos una vez que fueran detectados. Así se describieron los siguientes:

Autoestima consistente. Es la base de los demás pilares y es el fruto del cuidado afectivo consecuente del niño o adolescente por un adulto significativo, “suficientemente” bueno y capaz de dar una respuesta sensible.

Introspección. Es el arte de preguntarse a sí mismo y darse una respuesta honesta. Depende de la solidez de la autoestima que se desarrolla a partir del reconocimiento del otro. De allí la posibilidad de cooptación de los jóvenes por grupos de adictos o delincuentes, con el fin de obtener ese reconocimiento.

Independencia. Se definió como el saber fijar límites entre uno mismo y el medio con problemas; la capacidad de mantener distancia emocional y física sin caer en el aislamiento. Depende del principio de realidad que permite juzgar una situación con prescindencia de los deseos del sujeto. Los casos de abusos ponen en juego esta capacidad.

Capacidad de relacionarse. Es decir, la habilidad para establecer lazos e intimidad con otras personas, para balancear la propia necesidad de afecto con la actitud de brindarse a otros. Una autoestima baja o exageradamente alta producen aislamiento: si es baja por autoexclusión vergonzante y si es demasiado alta puede generar rechazo por la soberbia que se supone. 

Iniciativa. El gusto de exigirse y ponerse a prueba en tareas progresivamente más exigentes.

Humor. Encontrar lo cómico en la propia tragedia. Permite ahorrarse sentimientos negativos aunque sea transitoriamente y soportar situaciones adversas.

Creatividad. La capacidad de crear orden, belleza y finalidad a partir del caos y el desorden. Fruto de la capacidad de reflexión, se desarrolla a partir del juego en la infancia.

Moralidad. Entendida ésta como la consecuencia para extender el deseo personal de bienestar a todos los semejantes y la capacidad de comprometerse con valores. Es la base del buen trato hacia los otros.

Capacidad de pensamiento crítico. Es un pilar de segundo grado, fruto de las combinación de todos los otros y que permite analizar críticamente las causas y responsabilidades de la adversidad que se sufre, cuando es la sociedad en su conjunto la adversidad que se enfrenta. Y se propone modos de enfrentarlas y cambiarlas.




http://www.elpsicoanalisis.org.ar/numero1/resiliencia1.htm
http://www.resiliencia.org/Resiliencia.html
http://www.portalplanetasedna.com.ar/resiliencia.htm
http://www.resiliencia.org/Resiliencia.html

3 comentarios:

Elysa dijo...

Isa, últimamente he leído datos sueltos sobre la dichosa palabreja, es que cuesta de decir, me sentia atraída por ella, ahora al leer el estupendo post que has creado, me hago una ídea general y más completa de lo que significa. Me gusta lo que cuentas, y creo que ambas somos resilientes, ¿se dirá así?
Gracias

Besotes.

parkerazul dijo...

Pues nada, ya he aprendido algo nuevo, así que ya me puedo ir a dormir.
Sorprendida, desde luego, y como Elysa, también me considero reliente. Aunque no por elección. Creo que me ha tocado así.

Oye, tu ¿cuándo haces los deberes? porque yo estoy de un empanao, que no hay manera. Llevo un tiempo vaga, vaga total.

Un besito

bichoraro dijo...

Vaya ya lo creo que las dos soy un par de resilientes, seguro vamos...
yo pienso como vosotras no nos ha quedado mas remedio, no?

Un abrazo a las dos.

Ah! parkerazul, es que yo siempre he sido una alumna aplicada que hacia todos los deberes, jajajaja. (si vieras como esta mi casa de polvo y pelusa sabrias de donde saco el tiempo, jajajaja)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...