viernes, 13 de mayo de 2011

MEMORIAS DE UNA SECRETARIA

Semana dura donde las haya, ufff!! me repito otra vez, no me gusta ver sufrir a los mios, y los mios no son solo mi familia también son mis amigos,  mi amiga de la infancia ha perdido a su padre, y me ha pedido que este a su lado, espero haberle servido de consuelo, si es que puede haber consuelo en esos momentos, un amigo mio (al menos yo lo considero así) esta sufriendo, pero yo no puedo ni siquiera ofrecerle mi apoyo porque cada uno sufre a su manera y hay quien necesita estar solo y que respeten este deseo de soledad. No me gusta, debe ser lo de las neuronas espejo del post del cerebro, la empatia..... Pero bueno es viernes, no soy de las personas a las que les gusta ser la novia en la boda, y el muerto en el entierro, se que el dolor es de quien lo sufre, y yo solo puedo sentirme mal por verlos sufrir, así que sigo mi vida, es viernes, los viernes toca pizza y una copita de vino junto a mi marido, respiro hondo y pienso en escribir algo, algo divertido que me traiga a la mente recuerdos divertidos. Y creo que ya lo tengo....
Esta semana sentí mucha morriña de mi antiguo trabajo, así que llame a mis compañeras Ana y Tere, con las que conservo una entrañable amistad, estuvimos hablando de todo, de cotilleos de la oficina (que sigue igual), de compañeras buenas y malas, de jefes.... y he pensado eso, eso es de lo que voy a escribir de mi vida como secretaria de dirección, de algunas anécdotas que tengo muy divertidas y de mis jefes.Ahi va... MEMORIAS DE UNA SECRETARIA... bueno mas bien mini-memorias de una mini-secretaria, (es lo que tiene medir 1,57 que seas lo que seas eres mini) jajajaaj
En primer lugar quería aclarar que el mito de secretaria enamorada de su jefe es un mito, al menos en mi caso, nunca me he enamorado de ningún jefe, bueno miento, de mi actual jefe si estoy enamorada,jajjaja, pero es que es mi marido, he tenido jefes que me han caído bien, jefes a los que he odiado, jefes que me han dado pena y un jefe al que quise muchisimo como a un padre. Es curioso que de todos los trabajos me he ido yo, y que luego he vuelto a ver a mis antiguos jefes e incluso con los que no me caían bien he mantenido una buena relación.

 He vivido situaciones estrambóticas, como cuando en el primer empleo que tuve  había uno de los jefes mas preocupado por el pequeño club de fútbol que dirigía que por la empresa me tenia todos los principios de temporada haciendo las fichas de los jugadores, o cuando todos los lunes me llamaba al despacho y me dictaba largas cartas dirigidas a la Federación de Futbol quejandose del trato según el injusto que había recibido su equipo, las cartas estaban llenas de expresiones tan finas como el cabrón del arbitro, los gilipollas de los jugadores, etc.... yo las suavizaba cuando las pasaba a maquina, una vez lo expulsaron del campo y le sancionaron con la prohibición de ir a ver cuando jugaba su equipo, así que se vistió de abuela de pueblo con pañuelo en la cabeza y se fue a verlo, jajajaja.
El otro socio era tan mujeriego que muchas mañanas me lo encontraba durmiendo en la oficina porque su mujer lo había expulsado de su casa, yo tenia mas trato con la querida oficial que con la mujer. Me contó una vez que llegando a casa a las 5 de la mañana su mujer le grito - Te perecerá bonito llegar a estas horas!!! y el tan fresco le contesto - No llego me voy ... se dio media vuelta y se vino a la oficina, así de fresco era, me cogía la revista Nuevo Vale o Super Pop que entonces compraba yo todas las semanas, y leía con verdadero interés los artículos tan "interesantes" que publicaban, del tipo "Como volver loco a tu chico" o "Aprende a dar el beso perfecto", siempre me ha parecido divertido observar el comportamiento de la gente y analizarlo como si viera un documental, así que me encantaba ver el coqueteo que se traía con la señora de la limpieza, una solterona extremeña que le daba calabazas con mucha gracia.
De allí pase a una empresa un poco mayor, mi jefe era un hombre joven, con ideas digamos que conservadoras y con un genio horrible, que me tenia asustada, pero como yo también tengo un genio fuerte y siempre lo he tenido, cuando creía que ya estaba bien, me iba a su despacho y le decía "las verdades del barquero", yo siempre pensaba, de esta me despide!! pero lo sorprendente es que después de cada una de mis pataletas me llamaba y me comunicaba que me subía el sueldo, jajaja. No quería que me casara porque decía que las mujeres casadas no trabajaban igual de bien, e intento convencerme del error que según el iba a cometer hasta el último momento, porque estuvo invitado a mi boda, y creí percibir algún gesto por parte de él como de -Echa a correr y vete, aun estas a tiempo... jajjaa. En este trabajo viví uno de los momentos  mas ridículos que he vivido nunca en mi vida, cuando en una reunión de comerciales repartí la documentación a cada uno de los asistentes dando la vuelta alrededor de la enorme mesa de reuniones, y cuando llegué a la altura de mi jefe, me dijo.... Esto... subete la bragueta... Me había paseado por toda la sala luciendo mi ropa interior... uuuuppppssss.
De ahi pase a trabajar en una gran multinacional perteneciente nada mas y nada menos que al grupo de empresas de la familia del creador de los premios Nobel. Mi papel ahi era talmente de "Betty la Fea", jajaj. Ahora me explico, habían montado una nueva factoría en mi ciudad, habían contratado a una preciosa y altísima morena de ojos azules como secretaria de dirección, la chica era monisima, había estudiado para relaciones publicas, pero no tenia ni idea de nada sobre organización de una oficina, y el gerente decidió que en vez de despedirla era mejor contratar a alguien que le enseñara a hacer su trabajo, y esa... esa era yo... pase tres meses intentando enseñarla a hacer cosas tan simples como cuadrar una caja, preparar informes o controlar las hojas de horas del personal, creo que me fui sin que aprendiera a hacerlo, pero yo lo intente, recuerdo una vez que se esperaba la visita del super-jefe desde Alemania, prepare miles de informes, powerd-point, graficos.... y por la tarde me dijeron que al día siguiente era mejor que no fuera al trabajo, no querían que el jefe supiera que había dos personas contratadas para el mismo puesto, así que me quede en casa mientras La guapa se adjudicaba todos los méritos.... que le vamos a hacer una nunca ha sido demasiado llamativa, pero eficiente lo soy un rato, jajaja. Así que no tarde mucho en volar de allí a algún sitio donde no se me escondiera en el campanario como a Cuasimodo.

Allí conocí a MI JEFE, con mayúsculas, un segundo padre para mi, siempre me apoyo, entendió la situación que estaba viviendo con mi hija, y nunca se enfado conmigo. Bueno miento, solo se enfado una vez y fue cuando me fui definitivamente de la empresa para dedicarme exclusivamente a mi familia, me dijo que yo no podría ser feliz con ese tipo de vida, y yo le conteste que no era cuestión de mi felicidad si no de la de mi hija. Pero nunca estubo de acuerdo con mi decisión. Lo entiendo porque cuando hubo la restructuración de la empresa, nos compro una multinacional y a el lo destinaron a Marruecos, el lucho por mantener mi puesto de trabajo, y consiguió que me quedara ayudando en el departamento de Calidad y tambien como Secretaria de Altos Cargos como me dijo el, jajaja, que consistiría en atender a los jefazos que nos visitaban , supongo que sin el yo habria pasado de Secretaria de Dirección a ser auxiliar administrativo o algo así, y eso para el que no lo sepa, en el mundo de las secretarias es como si te degrararan siendo militar, jajajaja. Nunca me pidió un café sin ofrecerme que me tomara otro con el, su despacho era un confesionario hablabamos sobre sus hijas, sus padres con alzehimer, mis padres con cancer, mi embarazo primero y luego la salud de mi hija.  Recuerdo la ilusión que me dio que viniera junto con su mujer al hospital a conocer a mi hija, y como vino otra vez al mismo hospital esta vez para ofrecerme consuelo la primera vez que ingresaron a mi hija.
En este trabajo fui muy feliz, y si mis circunstancias familiares hubieran sido otras supongo que seguiría allí, junto con Tere y Ana y todas las demas, pero la vida es como es, y así hay que tomarla. Recuerdo con una sonrisa en los labios los días previos a que naciera mi hija, yo trabaje hasta el día anterior a dar a luz, y era la única secretaria que comía en el comedor de la empresa con los trabajadores de la planta, las demás si se quedaban comían en un pequeño comedor privado, pero a mi me parecía ridícula y ofensiva esa separación e hice mucha amistad con todos los operarios, me mimaban mucho, aunque sospecho que algo tenia que ver que yo les hiciera la transferencias de las nominas, jajaja. A lo que iba, los últimos días se enfadaban conmigo cuando me veían aparecer en el comedor.... Otra vez aquí!!! Porque no te quedas en tu casa? Te vas a poner de parto y a ver que hacemos contigo , aquí en medio de la Albufera!!! y yo me reía, y les decía que tenían pinta de buenas comadronas....


En fin, por hoy ya esta bien, han quedado muchas cosas en el tintero, cenas de empresas, cumpleaños de compañeros, broncas con los jefes, reservas de hoteles, comprar de regalos para mujeres y queridas, llamadas de teléfonos graciosas, pero es tarde, mi copita de vino se ha acabado y mi animo esta bastante mejor recordando mis pequeñas  tonterías....


8 comentarios:

Laura dijo...

Isa, nunda dejarás de soprenderme... me encantan tus hitorias. Seguro que piensas que tu vida ha sido de lo más normal, pero a mi me parece que ha sido y es interesantísima!!

Manuel dijo...

Ya no se si comente o no....

Me gusta tu prosa, siempre mostrando que la vida tiene algo especial.


Saludos

Elysa dijo...

Vecina, espero que sigas contando más cosas de esas Memorias de una secretaria, me lo he pasado muy bien.

Besotes.

bichoraro dijo...

Ay... Laura, Vida interesante, dices, jaajaja. Pero si mi vida es de los mas simple y aburrida, lo que pasa es que le pongo interes al contarla para que os parezca divertida, pero no cuento mas que tonterias, jajaja.
Un abrazo.

bichoraro dijo...

Gracias Manuel, supongo que al final lo que recordamos son los pequeños detalles que pasan a nuestro lado y pensamos que son insignificantes.
Un abrazo.

bichoraro dijo...

Me alegro que te lo hayas pasado bien, si se quedaron muchas cosas en el tintero pero es que no quiero hacerme pesada con mis historietas que parezco una abuela cebolleta jajaja. En mis tiempos.... jajajaj

parkerazul dijo...

Llego tarde lo sé, pero no me pierdo una tuya.
Me has traído recuerdos. Y me ha encantado la descripción.
Lo mejor eso de que eras mini y te escondían como a la Betty, jajaja.
También fui secretaria un tiempo, y cuántas cosas para callar por aquello de "portadora de secretos", pero cambiando nombres, jajajaja, menudo trabajo.

Otra vez OLE

Daviblio dijo...

Estoy de acuerdo con tus comentaristas. Tus historias son interesantes y las cuentas con un estilo desenfadado que mola mucho.

Las vueltas que da la vida, pero que bonito es, siquiera alguna vez, detener el tiempo, mirar atrás y rememoras vivencias pasadas.

Gracias por compartir tus recuerdos con nosotr@s!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...