martes, 15 de marzo de 2011

Vivir dentro de una cascara Vs ponerle corazón


A veces me gustaría estar rodeada de una cascara, así como de huevo, que no permitiera que nadie entrara en mi espacio, protegida, puede que aislada, pero protegida, muy protegida. Sin posibilidad de permitir el paso a nadie, sin dejar que se acercaran demasiado, solo así desde la distancia evitas el sufrimiento. Muchas veces dejas que los demás se acerquen y te acercas tu, y entonces te hacen daño. En cambio dentro de mi cascarita no les daría oportunidad de que me dañaran. Supongo que mucha gente pensara: si, pero dentro de una cascara también te pierdes los momentos buenos. Ya, pero es que la experiencia me enseña que después de los buenos, inevitablemente vienen los malos. En cambio si todo se ve desde cierta distancia la decepción suele ser menor, al fin y al cabo la cascara de huevo es traslucida, te deja ver las cosas difusas, las percibes pero no de forma intensa, así que no te dañan. Hay una frase que dice solo te hace daño quien tu se lo permites, o algo así... pero yo no puedo hacer mía esta frase, es cierto, si aprendes a ignorar al que te defrauda, a el que te desprecia o al que te ignora después de haber aparentado que eras una persona importante en su vida no puede hacerte daño, pero para mi es imposible no sentir dolor cuando se me cae la venda de los ojos y veo lo poco que puedo significar para esa persona. Sobre todo si es alguien a quien quiero, y yo tengo un defecto y es que quiero con mucha facilidad, no me refiero al amor romántico, si no a querer al prójimo, le tomo mucho cariño a la gente, y después me pasa lo que me pasa. En fin que quiero una cascarita, para meterme dentro, porque por desgracia se que no voy a cambiar, que seguiré siendo siempre asi, poniendole corazón a todas las facetas de  mi vida, como canta el Arrebato, dándolo todo y luego sintiéndome menos que un desperdicio cuando me doy cuenta que no significo para los demás ni la milésima parte de lo que significan ellos para mi, o que la gente no se involucra o no vive las cosas de forma tan intensa como las vivo yo. Me siento tan ridícula en esos momentos!!! En fin supongo que hoy estoy dolida pero pronto se me pasara y hasta la próxima.
 De todas maneras:

¿ Venderán  cascaritas anti-decepciónes en Carrefourt?


 Le pongo corazón (El arrebato)

Uno de mis bolsillos lo llevo lleno de besos
y el otro de bofetadas.
Por cada avispa que pica, un gorrión que me canta.
A veces suelo caerme sin darme cuenta
en lo más llano
y otras me bailo un tango en el filo de un tejado.
A veces mi dardo da en la diana
y otras lo pierdo por la ventana.
Mejor es perderlo que no tirar nunca,
si duele que duela, más duele una duda.
Podréis reprocharme que no supe hacerlo
pero nunca acusarme de que no lo intento.
Por mucho que busco yo no encuentro el freno.
Tiro pa’ alante, no paro, me arriesgo y me estrello.
Pero le pongo corazón, le pongo corazón,
yo le pongo corazón, le pongo corazón,
a cada paso, a cada beso, a cada letra, a cada melodía,
a cada sitio, a cada abrazo, a cada amigo, a cada compañía.
Aunque a veces me estrelle...
Yo le pongo corazón, le pongo corazón,
yo le pongo corazón, le pongo corazón, yo le pongo corazón.
No soy un iluso, sé cómo va el juego,
conozco las fichas, conozco el tablero.
Hay dados marcados, desagradecimiento.
Quién apuesta el alma, sale perdiendo
Pero hay veces que logro ganar tu sonrisa
y con ella me pinto de colores la vida.
La verdad de otra forma que yo no sé hacerlo.
Tiro pa’ alante, no paro, me arriesgo y me estrello.


4 comentarios:

mysmallhobbies dijo...

Uf lo de las decepciones. A mí me ocurre, me queda un vacío y una sensación de tonta. Siempre pienso que ya soy mayorcita para aprender pero nada no aprendo
Besos
Emma
Si vivieras dentro del huevo, te tendría que llamar hueva, no? jajajaja

parkerazul dijo...

Nos quedamos con cara de idiota, porque no nos lo esperamos, porque no haríamos algo así, y sobre todo porque no hay protocolo. No sabemos qué hacer.
En esos momentos, siempre me viene a la cabeza la canción de Serrat "De vez en cuando la vida" y sí que es verdad que nos quedamos sentados chupando un palo.
Y luego me pregunto, alguna vez, yo habré hecho lo mismo a alguien?
Intencionadamente sé que no. Pero sin pensarlo siquiera, habré causado yo ese daño a alguien?
Me gustaría saber que no, desde luego, lo creo, pero es una duda que siempre aparece cuando me siento decepcionada por alguien.

Y en tono chunguito, no has oído nunca eso de "Es más cerrado que un huevo". Espero que no vayas por ahí. Eres como eres y no tienes que cambiar.

Un beso

bichoraro dijo...

No Emna no seria huevo, si acaso pollito, no? jeje.
Parkerazul nunca he oido la expresion eres mas cerrado que un huevo, y tampoco se muy bien que significa, ¿que eres un poquillo corto o algo asi?
La verdad es que tal vez la culpa de mis decepciones es que me tomo las cosas demasiado a pecho, y algunas veces estoy segura de que ni siquiera querian hacer daño. Pero soy muy sensible, que le vamos a hacer. Besos a las dos.

parkerazul dijo...

Cuando alguien se empeña en hacer algo, que todos los demás ven que está metiendo la pata, y no cede, y se le explican las cosas pero insiste en ese camino, vamos cabezón, dicho vulgarmente, pero un poco como no queriendo saber nada de las explicaciones que le dan, pues se dice eso "cerrado como un huevo", en cheli es "es más cerrao que un huevo".

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...