martes, 8 de marzo de 2011

El experimento de Jane Elliot



He leído un articulo en una revista de psicología donde se menciona brevemente el experimento de Jane Elliot, y  me parece muy interesante,  aunque no se hasta que punto es ético hacerle esto a unos niños, porque cuando en el vídeo se ve a los niños de ojos marrones con sus pañuelos y sus trozos de tela azul atadas en el brazo, pone los pelos de punta por lo que recuerda, aquí pongo un pequeño resumen.

Tras la muerte de Martin Luther King, la profesora Jane Elliott idea un ejercicio para poner en práctica con sus alumnos de primaria, para concienciarlos sobre el efecto que tiene la discriminación, tanto en los que la padecen, como en los que la ponen en práctica. Para ello divide a los chavales de la clase en dos grupos, dependiendo de si tienen los ojos azules o los ojos marrones. El primer día del ejercicio, la profesora les dirá que los chicos de OA son más inteligentes, más buenos y tendrán más tiempo de recreo y la posibilidad repetir comida, frente a los de OM, que son más torpes, más tontos y que no podrán usar las áreas de recreo reservadas a los OA. Para reforzar esta idea les dará a los niños de OM unos pañuelos que deberán ponerse en torno al cuello, para que se identifiquen.
Al día siguiente los papeles se invertirán y serán los niños de ojos marrones los superiores frente a los de ojos azules.
Los resultados de este experimentos son sorprendentes:
Elliott se sorprendió de lo rápido que se transformó la clase. “Les vi convertirse en niños de tercer grado desagradables, despiadados, discriminadores… fue horroroso,” dijo. “Las amistades parecían disolverse instantáneamente, a medida que los niños de ojos marrones se mofaban de sus antiguos amigos.” Un estudiante de ojos marrones le preguntó a Elliott cómo podía ser ella la profesora “si tienes esos ojos azules.”
Al comenzar al día siguiente, Elliott entró en clase y anunció que se había equivocado. Eran los niños de ojos azules los que eran inferiores. Este cambio de fortunas fue asumido de inmediato. Un grito celebratorio surgió de los niños de ojos marrones mientras corrían a colocar sus marcas sobre sus compañeros inferiores de ojos azules.
El día en que estaban en el grupo inferior, los estudiantes se describían a sí mismos como tristes, malos, estúpidos, y miserables. “Cuando estábamos abajo,” dijo un niño con la voz entrecortada, “me sentía como si todo lo malo nos estuviera ocurriendo a nosotros.” Cuando los estudiantes estaban en la cima se sentían felices, buenos, y listos.
Incluso su rendimiento académico cambió. Uno de los ejercicios de lectura consistía en una serie de cartas con palabras de distintos grupos fonéticos que los niños debían leer lo más deprisa posible. El primer día, cuando los niños de ojos azules eran inferiores, les llevó 5,5 minutos. El segundo día, cuando eran superiores, llevó 2,5 minutos. “¿Por qué no podíais ir tan rápido ayer?” preguntó Elliott. Una niña de ojos azules dijo, “Teníamos aquellas marcas puestas…” Otro estudiante la interrumpió, “No podíamos dejar de pensar en esas marcas.”
¿Que podemos comprobar con este experimento? Pues que aunque los niños de ojos marrones habían sentido en su propia piel la discriminación por el color de sus ojos, cuando fue al revés trataron a sus compañeros de ojos azules de forma discriminatoria. Hicieron suyo el prejuicio sin ningún tipo de espíritu critico. 
Escalofriante ¿no?

Aquí se puede ver un vídeo con parte del experimento.



Prejuicios y discriminacion: Jane Elliot
Cargado por raulespert. - Descubre más vídeos de ecología y sociedad.

3 comentarios:

parkerazul dijo...

¿No dicen que los experimentos con gaseosa?
Pues eso.
Esto da miedo.
No creo que a esos niños se les pasasen esos sentimientos, aunque les explicasen que era tan sólo eso, un experimento.
Pero, sin jugar con niños, sí que es cierto, que las personas reciben a los estímulos que reciben.
Una frivolidad y bastante simple. Normalmente, para vernos guapas, basta con que alguien que nos quiere nos diga que estamos guapas y sintamos que lo dice de verdad.
(Esto lo cuento para quitar hierro, pero supongo que lo habrás sentido alguna vez)

Un besito, aunque pongas cosas tan brrrrrrr

bichoraro dijo...

si la verdad es que esto es muy brrrrr, se necesita mucha sangre fria para hacer pasar por eso a unos niños.

Anónimo dijo...

Lo que se trata de explicar en este experimento es el proceso social de la categorización, esto es, atribuir estimulos (en este caso personas) a una categoria concreta (grupo) en funcion de la semejanza que se observa entre ellos. También se pone de relieve el tema de la identidad social y la comparación entre grupos sociales. A elementos que inicialmente carecen de valor, como el color de ojos, se les concede un determinado valor otorgando una identidad social positiva al grupo social que tenga el elemento de prestigio, lo que conlleva a un autoconcepto más alto, de superioridad sobre el otro grupo. Ádemás se tiende a maximizar las diferencias entre tu grupo y el otro, pensando que los de tu grupo y los del otro sois más diferentes de lo que en realidad sois. Es un proceso de discriminación social. Lo sorprendente es lo rápido que se identifican los niños con un determinado grupo y ejercen los roles de superioridad/inferioridad.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...