lunes, 28 de febrero de 2011

LECTURA SILENCIOSA



Mientras leía el libro de Las mujeres que leen son peligrosas, descubrí un dato que me llamo la atención y es que no siempre se ha leído como leemos hoy en día. De forma silenciosa, de hecho lo normal era leer en voz alta, al contrario que ahora que cuando vemos a alguien que lee en voz alta pensamos que tiene problemas para leer. Así que me puse a buscar datos sobre el cambio de lectura ora a lectura silenciosa y esto es un resumen de lo que he encontrado. No es mas que una curiosidad pero como lectora complusiva y silenciosa que soy, la encuentro interesante.
La mayoría de las personas asumimos la lectura como una acción individual y solitaria. Sucede que hemos sido educados para leer en silencio y soledad. Pero la lectura silenciosa es un invento que puede incluso ser fechado.

En la Antigüedad se insistía en la expresión oral del texto -lectura en voz alta articulando correctamente el sentido y los ritmos. 

Entre los siglos IX a XI se abandonan los antiguos hábitos de la lectura y la copia oralizadas. La lectura en voz alta fue la primera expresión de lectura en textos en los que la escritura no hacía separación de palabras, ni distinguía entre mayúsculas y minúsculas ni utilizaba puntuación y, era necesaria la oralización para poder escuchar, hacer la separación, al modo del lenguaje oral, y comprender.

En el año 383, San Agustín fue testigo, por primera vez, de que se podía leer silenciosamente, hasta entonces, él pensaba que la única forma de lectura era en voz alta. Fue San Ambrosio quién se mostró a San Agustín con esta forma curiosa de leer: “Cuando leía” dice San Agustín “sus ojos recorrían las páginas y su corazón penetraba su sentido; más su voz y su lengua descansaban. 

Por medio de la lectura silenciosa el lector era por fin capaz de establecer una relación sin restricciones con el libro y las palabras”, de una relación intima entre el texto y lector es a lo que se hace referencia con los lectores silenciosos, la capacidad que tendrá el hombre de buscar en la intimidad de las letras el mensaje que le trae el texto es la finalidad de una lectura interior.

3 comentarios:

mysmallhobbies dijo...

Que interesante, nunca lo hubiera imaginado. Te imaginas, varias personas leyendo a la vez!!!
Besos
Emma

parkerazul dijo...

Nunca me lo planteé así, pero sí que tengo como recuerdo de familia, el leer en alto.
Leía cosas a mi padre. El me escuchaba con atención y yo entonaba de una forma, que cuando leo para mí no me sale igual.
Voy a lo que dicen las letras, y de la otra manera, tenía que hacer que le llegara a el.
Pero yo creí que eran cosas mías.
Muy curiosa tu averiguación, y mira, me hace sentir menos rara.
Muchas gracias, guapa, me has alegrado la noche.

Un beso

bichoraro dijo...

A mi lo que me cuesta es leer en voz alta, no es que me cueste exactamente, es que me cansa mucho, y leo pero a veces las palabras me resbalan sin saber lo que leo, me pasaba a veces cuando cansada leia cuentos a mis hijas, era como leer con el piloto automatico puesto, jajaja
Un abrazo a las dos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...