martes, 21 de diciembre de 2010

LA SIRENITA RITA, EL DELFIN FERMIN, TONI MACARRONI Y LOS DEMAS


Anoche pensaba en lo rapido que pasa el tiempo y en como crecen mis hijas, se que solo son unas niñas, pués tienen 9 y 12 años pero las dos son muy maduras para su edad, y ya no son mis pequeñinas. Me acordaba de cuando nacio Elena, Celia tenia 2 años y medio asi que me encontre con dos bebes a mi cargo, en esa época estaba agotada, sin tiempo ni para peinarme, biberones, papillas, pañales, baños, pero me sentia feliz, mis problemas vistos desde la distancia eran tan simples, un poco de fiebre, que no me come, que va estreñida, ahora diarrea, que hay que quitarle el chupete....
Durante esos años yo contaba constantemente cuentos a mis hijas, no eran muy buenas comedoras, ¿quien lo dirian viendolas ahora? Comen todo lo que les des, sobre todo Celia, coliflor, espinacas, pescado, alubias...Pero cuando eran pequeñas era distinto, asi que habia que recurrir a la imaginación, que habia pescado pués cuento de la Sirenita Rita, o del delfín Fermín, o de Lenguadina y su hermano Lenguadin, que habia pasta pués las aventuras de Toni Macarroni y sus amigos Bety Espagueti, Torteliny y la señorita Lasaña; que habia pollo asado, pues nos convirtiamos en trogloditas y el pollo era muslo de dinosaurios, y cuando la cosa se ponia dificil contabamos el cuento de Esqueleto que era un niño que por no comer se convirtio en esqueleto pero dos niñas muy buenas llamadas Celia y Elena se hacian sus amigas y cada dia le llevaban la comida tan rica que les hacia su mama y Esqueleto engordo y se hizo muy guapo gracias a ellas, ese era infalible....
Otras veces haciamos caritas con el pure y las salchichas y deciamos que era un payaso, así que tocaba ponerse a inventar algún cuento del circo. En fin que era un buen ejercicio para la imaginación, lo peor es cuando haciamos un juego que a ellas les encantaba pero a mi me hacia sudar la gota gorda, consistia en que ellas me decian un objeto y yo tenia que inventar un cuento sobre el, que decian escoba, pues escoba, que decian zapato pues zapato, y a veces me lo ponian muy pero que muy dificil porque a ver quien es el guapo que inventa un cuento sobre un bote de jarabe Dalsy, por ejemplo, jajaja.
Pero la verdad aunque ahora he recuperado parte de mi independencia y de mi tiempo, hay momentos en que echo de menos a mis pequeñas y a Rita, Fermin, Lenguadina, Esqueleto y los demás. Y si no como decia mi marido cuando me oia contarle las aventuras a mis hijas. .- Un dia tendrias que escribirlos y te harias mas famosa que la de Harry Potter, jajaja,. No tanto... no tanto....



2 comentarios:

parkerazul dijo...

La de cosas que hacemos por los peques.
Pero me encanta esa idea de los cuentos. Mi imaginación no daba para tanto.
Tu marido lleva razón, júntalos en un libro. No sé si tendrás la suerte de la autora de Harry Potter, pero seguro que a tus hijas, cuando sean grandes, les gustará tenerlos. Y quién sabe, igual les sirve para lo mismo que los inventaste tu.
Si puedes recordarlos, no dejes que se pierdan.
Suenan bien esos nombres.
Ya me hubiera gustado conocerte, cuando mi hijo me hacía ascos a todo. jajaja.
Un besito

bichoraro dijo...

pues la verdad es que si encuentro tiempo si que los escribire, por eso que tu dices para que los tengan de recuerdo mis hijas.
un abrazo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...