martes, 30 de noviembre de 2010

RATON DE BIBLIOTECA


Toda la vida he sido un ratoncito de biblioteca, siempre me ha gustado leer, me encanta el olor de los libros y pasearme por las estanterias de la biblioteca tocandolos, leyendo sus titulos, buscando uno que me atraiga, que me diga LEEME..., recuerdo a mi madre buscando por toda la casa para que la ayudara a algo y dicendome Ya estas otra vez leyendo!!!leia todo lo que caia en mis manos, supongo que a la primera biblioteca que fui seria la del colegio, nos dejaban ir un dia a la semana y era mi momento preferido, aun recuerdo alguno de los libros que cogi alli, un cuento sobre una familia de trogloditas que construian un cohete de madera e iban a la luna, la niña tenia una muñeca hecha con un palo, y tenian un perro muy peludo. Otro libro que cogi era un manual para ser un espia. Despues cambie de colegio, y como me aburria en los recreos a la que podia me escapaba a la biblioteca y me ponia detras de una gruesa cortina a leer, asi me lei Jane Eyre, ademas de esa novela saque la idea de esconderme detras de la cortina como hacia Jane cuando era niña, para que nada ni nadie me molestara. Luego creci y empece en el instituto, estaba interna y alli habia una buena biblioteca, de esa epoca recuerdo en especial Por quien doblan las campanas, ¡cuanto me gusto ese libro!. He tenido la suerte de casarme con un hombre que adora los libros casi tanto como yo, nos gusta hablar de ellos, los compartimos, y forman una parte importante de nuestra vida, supongo que he heredado ese amor por la lectura de mi padre y que mis hijas la han heredado de nosotros, pues desde muy pequeñas tienen su propio carnet de la biblioteca y leen todas las noches antes de dormir como hacemos papa y mama. En fin que soy un verdadero raton de biblioteca, y me encanta. Lo que no termino de enterder es con todo lo que he leido en esta vida como puedo tener esa faltas de ortografia tan garrafales que tengo, jaja.

3 comentarios:

parkerazul dijo...

Pues si te cuento mis inicios.
Me encantaban los tebeos, se los pedía a los Reyes. Tan nuevecitos, con el olor a tinta de la imprenta.
Cada semana los cambiaba en el kiosko, y cada vez me los daban más viejos hasta que al llegar el verano me los daban como el velo de Santa Rosa.
Luego convencí a mi madre para apuntarnos al Círculo de lectores, y ahí empecé con Tom Sawyer, el rey Arturo y más y más y ya no caben en casa.
He leído prestados, robados, comprados, regalados.
Siempre tengo alguno empezado.
No me imagino sin un libro.
Y como dices tu, dejarlos a medias no me gusta. Pero ya soy más selectiva. No quiero perder el tiempo con algo que no me gusta.
He terminado ahora El Camino de Delibes. Una delicia. Y empiezo La tesis de Nancy.
Hoy me dan una relación de los 1000 libros que hay que leer antes de morir.
Creo que casi he leído la mitad de esa lista.
Pero me quedan muchos más.
Otra ratita de biblioteca.
Sin embargo, no pude inculcar a mis hijos ese amor. Lo intenté, pero elegían otras cosas. Afortunadamente la tele no. Eso les salva.

Un abrazo, preciosa.

parkerazul dijo...

Otra vez, que soy una pesada.
Participo en un taller de literatura. Pronto editaremos la revista trimestral.
Me gustaría mandártela. Es curiosa.
Pero no sé donde.
El Parkerazul hay una dirección de correo, si me dejas allí la tuya te la mandaré.
Ahora tengo la de Junio.
No es obligatorio, sólo es un ofrecimiento.
Besitos.

bichoraro dijo...

Gracias, claro que si te dejare mi direccioón por cierto ¿podrias enviarme la lista de los 1000 libros? me pica la curiosidad.
Un abrazo de una ratoncito a otra, jajaj.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...